jueves

Por la chica flor yo sentí:

Revestirme de ti. Ser indulgente cuando mi boca ahoga los gritos en tu boca y nos volvemos Caos. Tantear cada estrecho del mapa que dibujan tus lunares, y parar de mala gana cuando mis uñas rebasan el límite del dolor que gobierna el placer, con el único objetivo de enervar a la simbiosis perfecta de nuestros cuerpos,  de donde ambos sacamos provecho de su vida en común.  Anegar lo que queda del anhelo de ti, del anhelo de mí, y fundirnos, porque el minúsculo oxígeno que oprime nuestros cuerpo se queja, se contrae y exaspera, de la facilidad del Amor.

Observar cuando detienes el tiempo mi jadeo en el aire, y todo nuestro cuerpo, que yace flácido en una cama que no es nuestra.



4 comentarios:

Nerea Riveiro dijo...

Amor con mayúscula. Como yo la escribiría. Me encanta, como siempre. ¡un besazo!

Gabriel Montesinos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Zazish dijo...

"Y todo nuestro cuerpo, que yace flácido en una cama que no es nuestra."

Impresionante.

La Chica Flor dijo...

Eres increíble.