domingo

Me decanté por el vaivén que me llevaba a ti sin saber a qué te referías cuando me explicabas que me amabas, y me decías que querías llevarme presa muy hondo, entre la piel y la nostalgia, entre las ganas. 

Hoy es domingo. Pero no puedo escribir.

2 comentarios:

Gabriel Montesinos dijo...

Cierra los ojos, escucha: bum. Ese es tu corazón. Escucha un poco más: bu-bum. ¿Lo oyes? Ese es el mío.

Nerea Riveiro dijo...

Tienes una forma de escribir super profunda. ¡Me encanta! No me canso de leerte. ¡Un besazo enooorme! :)