jueves

Me titulo inocencia, como algunas cosas de la vida

Click de nuevo, forastero.

La perdí. Solo solté su mano un instante...y la perdí. Cuando miré a ambos lados yo no estaba, no era ella ¿entiendes? Y yo, pobre de mi, me encontraba dentro de un cuerpo que no era mio, con ese regusto amargo que a tu lengua le da a veces por degustar, ese, ese que juega a cara o cruz con dos factores: reconocer y dejar de hacerlo.
La perdí de vista, pero solo fue cosa de un momento. Para cuando quise darme cuenta ya no respondía a su nombre. Era mayor.

3 comentarios:

Jace Lovecraft dijo...

Sigo sin saber dos cosas. Aunque creo que tendré que esperar para averiguarlas.

carmeloti dijo...

Solo es un instante un momento en el que perdemos a ese ser, que su ausencia es ardiente...

Javier dijo...

Triste como la vida.

Un saludo.