viernes

Antes de cualquier otra cosa creo que debo darle las gracias al amor de mi vida, Carlota, porque sin ella esta historia jamás hubiera nacido. Si no hubiera cometido esa gran gilipollez ambas seguiríamos ahora juntas. Pero el miedo de la comió, señores y señoras.



No hay comentarios: