viernes

Vayámonos de fiesta y no recordemos quiénes somos bailando. Bebamos alcohol, bebamos el miedo para olvidar mañana, y después; y el otro.
Cuando pensemos que es tarde, cojamos el puñetero abrigo y calémonos el frío de la calle invernal en un largo paseo. Pero no volvamos, sería como demostrar en el fondo de nosotros mismo que no estamos hechos para esta mierda. Sería como no meternos la suficiente droga y quedarnos en mitad del orgasmo, intoxicados de ego. Sería como explotar -pero hacia dentro-.

Vayámonos y no admitamos que somos humanos, y como tal, tendemos a reposar en el movimiento continuo de nuestros errores. Que erramos en el juego de vivir culpables con el peso que oprime nuestra espalda. Porque para hacer honor a la maldita verdad, no podemos compincharnos con el tiempo y saludarlo con la mano, y que mañana todo siga igual. Porque la verdad es que hasta la luz que entra por las mañana ha cambiado y no significa lo mismo.

¡Te estoy pidiendo que nos vayamos porque somos unos cobardes con la única opción de huir en ambos sentidos! De huir de nosotros mismo ¿¡lo entiendes ? De dormir para siempre, y que al despertar, estemos ciegos. Para no verles la cara; para no sentir vergüenza.

5 comentarios:

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

Estoy listo para seguir de fiesta y bailando =)

Irene. dijo...

Me encanta.
Sin palabras.
Me voy a comer estrellas contigo, sin duda.

http://www.azucarycenizas.blogspot.com.es

Maira F. Molina dijo...

Este texto me hace recordar mis fines de semanas. Tienes una hermosa forma de expresarte, transmites tanto con simples palabras...
Te estoy siguiendo.

Un abrazo.
http://my-pinkdreams.blogspot.com.ar/

Bon dijo...

'Sería como explotar -pero hacia dentro-.'
Es demasiado real, y eso hace este texto muy muy especial.

besos
desde
lejos de
pArís

Gabriel Montesinos dijo...

Tenías razón. ¡Y pensar que me lo estaba perdiendo! Tus pasos son cada vez más largos y a partir de aquí me hará falta cuidado de no tropezarme si quiero seguirte.