martes

- Tengo 80 años. ¡80! Y por fin me he librado de él.
- No diga eso,  doña María. Que yo veía por el patio de la casa como le echaba un ojo mientras le tejía a Rosita.
- No me malinterprete, si yo a Carlitos lo he querido mucho, pero mucho; a los hijos hay que quererlos. Pero lo que nace podrido nace podrido y punto. ¿Y qué podía hacer yo más que rezar? Ya se lo digo yo a usted. Nada, no se podía hacer nada. 
- No exagere, que se le notaba a usted que era su ojito derecho. 
- Carlos era mi hijo mayor, que en paz descanse. Tenía 45 años cuando ese bendito camión se lo llevó por delante y lo arrancó de la vida; y por algo digo yo que pasó ¿no cree usted? Que mi hijo se dio a la mala vida nada más nacer. Los pezones me los dejó así, como melones, de tanto chupar y tirar, el muy cabrón.  Para cuando nació Rosita los tenía en carne viva. Pero tiene usted razón, yo lo quería, porque a los hijos hay que quererlos, que son un regalo de Dios. Lo que pasa que a este le picó un mal bicho ¿sabe? Como se lo digo. Pero yo quererlo lo queria, a mi niño. 
- Diga usted que sí, doña Maria. Y él también a usted, que para eso era su hijo y lo llevó en sus entrañas durante nueve meses.
- ¡Já! Y mire usted como me salió... 
- Era el primero. ¡Anda que no se tiene mala pata con el primero! Mi Ramón me tuvo loca, madre santa. Se me agrió la leche y todo.
- Pero era mi niño...
- Claro que lo era, doña Maria..
- Aunque no me cuidó nada ¿sabe? Nada. Se fue como si tuviera un cohete en el culo del pueblo y no dijo nada. ¡Estuve 10 años sin saber nada de él! Y cuando volvió lo metieron preso al muy cabrón. Pero yo lo queria, tiene usted razón... Una madre no debe sobrevivir a sus hijos.

4 comentarios:

Nerea Riveiro dijo...

No me canso de leerte y de pasar por aquí, ¿lo sabes?
¡Un besazo! :):)

Gabriel Montesinos dijo...

En hora buena.

Me gusta.

Kay Williams. dijo...

¿Qué decirle que no sepa, señorita?
Es una entrada muy buena y lo sabes. Y hacía mucho tiempo que no me pasaba por aquí. Se echaba de menos.

(besos de diciembre)

K.

Fonzo Warman dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.