viernes

Todas las voces se escurrieron traviesas hacia el mismo punto, todas las riñas, los defectos, las ganas y el Amor partieron desde la zurda del pecho, recorrieron venas y se colaron por los poros de mi piel -un poco mustia- y por mis lágrimas -un poco tristes- convertidas ahora en la impotencia de no poder sanarte -aun siendo la única que puede hacerlo- porque yo y solo yo, te disparé mi rabia al corazón... y tú... tú lloraste...

5 comentarios:

Miss Frenesí dijo...

El amor, siempre con su constante vaivén.
Un beso enorme :)

Jace Lovecraft dijo...

A veces la rabia hace que saques las uñas, pero a la hora de la verdad, eres la primera que lame sus heridas.

El amor duele, y eso lo sabías desde el primer momento en que la viste.

J.

.A dijo...

porque nada salio como los dos queriamos..

Yeamon Kemp dijo...

El poder y la consecuencia. Y todo lo contrario.

Kay Williams. dijo...

Todos cometemos errores, y lo sabes. Somos humanos (eso no sé si lo sabes). Lo importante es quitar esa rabia del corazón, lo importante es, lo sepas o no, limpiar sus lágrimas y arrancar su risa.

(mec mec)

K.