miércoles

- Me quema por dentro.
Tengo muchísimas ganas de llorar, Julian, de romperme por dentro y no sentir, que así las cosas son más fáciles. Quiero explotar de dentro a fuera y dejar de sentirme tan pequeña y tan débil, e ir a remolque de las voces que me llaman y el día a día, tan agotador..
Deseo volar si es que se puede y por desear deseo no volver a aterrizar y quedarme flotando para así no volver a mancharme de las cosas que no me gustan, de la indiferencia, de algunas personas.
¿Soy cobarde? Yo creo que solo tengo miedo de existir y de la vida, que ésta me ahogue.
Quiero que vuelva, Julian. Me siento sola, presa, desgastada, insensata, inquieta. Hecha añicos. Extraña en este cuerpo de mujer que tan grande me queda sin ella, abrazada al dolor que siento y no quiero soltar porque es lo último que me dejó y que me queda.
Te quiero explicar que la quiero y el Universo nunca ha sido tan cruel. Que a veces imagino todo esto como una estúpida partida de ajedrez donde ella nació reina y a mi me tocó el destino del peón: nacer por ella, morir por ella, perecer por su causa.

Me excusé y me dirigí a prisa al baño. Cerré la puerta, me miré al espejo y vi a un joven viejo con pinta de echarse a llorar. Con algo de miedo porque Valeria, la Valiente, estaba rota.


Hay un pequeño problema con el botón de seguir. Si no os funciona decírmelo, por favor :)

5 comentarios:

Awesdrem dijo...

Me encanta, me encanta la metáfora en la que ella es la reina y él un simple peón *__*
A veces huir no es de simples cobardes...
Un beso :)

.A dijo...

la distancia también quiso formar parte de lo nuestro

Jace Lovecraft dijo...

Valentía es caer, y quizá, aguantar la caída.

Alguien debió decirle a Valeria que rota, el aire pesa más.

J.

Luciérnaga dijo...

Ah, me encanta. Me encanta como se expresa el personaje y como habla, como describe, como compara, como intenta hacer más comprensible el dolor. Y en sí, es genial, porque transmite mucho. Me gusta (: (El botón de seguir, por cierto, no funciona. Not Found Error 404)

Keiko McCartney dijo...

Ah, no, no quiero nada de roturas por el universo. Así que pienso comprar un pegamento y voy a recomponer todos los pedazos de Valeria. Ea.

Un texto maravilloso.