sábado


Me ocupé de que los libros fueran mi vida, de no sobresalir demasiado, ni llamar la atención ni meterme en peleas. Estar sola siempre era preferible y aun así no describo esos años como tristes, simplemente veo un gris opaco cuando consigo rememorarlos un poquito, cuando me salgo de la fina franja que separa esos años de los últimos, de Cristina, que llegó para salvarme como si desde entonces hubiera estado sedienta y no me hubiera dado cuenta hasta que apareció, y comenzó a llover y tuve que sonreirle al cielo porque en el desierto nunca había habido agua hasta ella. 

Las confesiones de Viola. 

¡He vuelto! ¿Echarme de menos fue complicado? ^^
 

8 comentarios:

Eme dijo...

SÍ, TE ECHÉ MUCHO DE MENOS T~T

Toboe dijo...

POR FIN HAS VUELTO. PENSÉ QUE NO VOLVERÍAS NUNCA. XD

Bradamante dijo...

"En el desierto nunca había habido agua hasta ella"

Me quedo con esa frase.

Y menos mal que regresaste, me estaba temiendo una hecatombe.

IRENE Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Siii, por fin de vuelta, espero que para quedarte durante una larga larga temporada!!!

Carlota dijo...

Ni te imaginas cuanto.

Buenisima, como siempre.

Dawnlitz dijo...

Si se te ha extrañado, la entrada es preciosa y me ha enamorado tu cabecer!

Amil dijo...

¡Por fin volviste! Menos mal que no decidiste dejarlo, me alegro, de veras.

Sigue con esa magnifica historia!!!

Jace dijo...

Ya era hora :P
Te echaba de menos.