lunes

Llevan el pelo muy corto, como si ya sus arrugas no dijeran que han vivido demasiado y son mayores. Se lo cortan hasta ser bolas de colores andantes; quieren parecer otras personas en un intento de rebeldía consigo mismas, demostrando que no son ellas quienes están acabadas y sí nosotros. Nos condenan desde otra época, otra mente, otra realidad.

3 comentarios:

.A dijo...

otra realidad..

Eva dijo...

Son como bolas de Navidad andantes

la hija de caronte dijo...

yo prefiero las melenas, aún teniendo arrugas. muas