lunes

Creo que en realidad, todos nacemos ciegos. Y que es después cuando esa persona llega y te abre los ojos a base de inyectarte dolor y realidad en las venas. Entonces es cuando al fin ves los colores, cuando también hay felicidad. Porque tiene que haberla, no es un sueño imposible. Creo que todo radica en esto: En una infinita venda en los ojos que no te deja de contar la interminable sucesión de días que se abren frente a ti.



(que mal día)

5 comentarios:

plinnn... dijo...

Mañana va a ser mejor:)) sí:))) aunque sea un lío, será mejor:)) muássss

ZaphireLitz dijo...

Entre mas oscuro este, mas pronto saldra el sol. =)

Lorena dijo...

que gran verdad, nacemos ciegos y nos abren los ojos aunque no queramos

te sigo, por supuestisimo que si

Liz dijo...

A muchos nos pasa :D

besos!

MeryC dijo...

¡A quitarsela se ha dicho! No hay que esperar a nada ni a nadie, uno mismo se la puede quitar, seguro.

Un muá(h) grande que no te quepa en la habitación!