martes

No, mamá, no estoy bien.

No quiere recordar la despedida aunque es la única imagen que ocupa su mente. No quiere, y la comprendo. Porque cuando se dio la vuelta, se puso a llorar como una maldita desgraciada. E iba por las calles de Sevilla dejándo escapar en silencio lágrimas negras que corrian su lápiz de ojos.
No sabe como llegó al coche, en que momento la carretera perdió luz y se volvió oscura. O cuando empezó a llover en otro lugar que no fueran sus ojos.
- ¿Te encuentras bien?
- No, mamá, no estoy bien.






Porque tenía ganas de dar la vuelta para alcanzarlo y repetirle durante un segundo más lo muchisimo que lo amaba.

16 comentarios:

galicia maravillas dijo...

piensa en positivo :) y en el sol!!! aaaalehoooooopppppp!!! que lo negativo a veces viene bien para desahogarse, pero no para ahogarse en un mar de lágrimas :)) un abrazo, como remos, grandesss grandesss grandísimooooossssss!! :)))

MeryC dijo...

Pero que siga adelante, que así seguro va alejandosé poco a poco del dolor.

Madame dijo...

Qué triste. No lo conozco y ya lo odio.

S. dijo...

Como duelen las despedidas, yo prefiero evitarlas.

Besos

Claudia Hale. dijo...

Las despedidas siempre son duras. Él, si realmente la quiere, volverá.
Hacía mucho que no me pasaba y habia olvidado lo mucho que me gusta como escribes! *_*
Un beso!

vuelo de hada... dijo...

Diane que precioso, se me aguaron los ojos, me hiciste vivir este momento.
Y es que una madre uff cuando nos queremos despedir de ella.
Y si mas que ganas nos quedan de decirle cuanto la amamos.
Un abrazo fuerte

aniie dijo...

hola. me ha encantadotu forma de escribir, o bueno, lo que escribes, es hermoso.
te sigo, besos...

Dana O'hara dijo...

odio las despedidas... siempre miro atrás, tanto que me duele el cuello y el alma.

La Ladrona de Palabras dijo...

Jamas miro atras en una despedida. Ni si quiera aquella vez. Porque si lo haces todo duele muchisimo mas.

Animo,princesa. Que tienes que sonreir para que todo este bien,al menos por una vez.





La Ladrona de Palabras

IRENE Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Me ha encantado!!!

a veces no se debe mirar a atras y eso que sevilla es una ciudad que siempre te invitará volver a verla y a veces hasta harán q te quedes allí, es como un vicio que se coge poco a poco.
Como un amor calentado a fuego lento.

Dara Scully dijo...

Pues ala, un vaso de leche y unos cuantos mimos de mamá.



un miau
de elefante

Zazish dijo...

¿Y por qué no lo hacía?

Te aguarda una sorpresa en mi blog.

Fonzo Warman dijo...

No es tiempo para estar triste, saca tu optimismo, fíngelo, imita el optimismo de otra persona.

Las despedidas son el peor invento humano, hacen demasiado daño.

Ácrata de bajo consumo dijo...

Qué velocidad..
Las palabras corren como e coche, como la lluvia.. como los latidos de su corazón.

Espia Rusa dijo...

Yo prefiero, en una despedida no mirar atrás y ver la tristeza de quien me despido, prefiero recordar su sonrisa.

Sonríe:)
Un beso!

Giulia dijo...

¿Y quién mejor que mamá para desahogarte?

Si te sirve para subirte un poquino el ánimo. Este blog me ha cautivado y seriamente :)

Un muá!