miércoles

Los zapatos de cristal no deberían existir cuando las converse con más cómodas.

En ese momento estaba sonando Disenchanted de My Chemical Romance.
"Si me va a matar hubiera podido elegir una banda sonora mejor" creo que fue lo que pensé en ese entonces.
Sé que sus manos aferran mi cuello con la delicadeza de un experto, que mi vista se nubla por un momento y que una sonrisa asoma por mis labios. Qué estúpida. Pero espera ¿de verdad lo sé? No, no lo creo. ¿Es él quien me está matando? ¿Mi príncipe? ¿Mi cuento imperfecto?
El aire empezaba a escasear en mis pulmones, asi que no oigo lo último que dijo. Eso si, sus labios, esos que tanto adoraba, se mueven y dibujan una sonrisa cruel.
Me parece oir el sonido de un cristal romperse. Mierda, mis zapatos. Todavía me faltaban dos cuotas para pagarlos. Ya se lo había dicho yo a Cenicienta, los zapatos de cristal un día se rompen. Que lista fue Blanca Nieves. Porque a diferencia de otras princesas ella se acabó divorciando. Que asco que le tengo, por Dios.
Dejo de arrañarle la cara y dedico mis últimos segundos a mirar su rostro perfecto. Con mis arañazos, claro.
"Mi principe azul... Que cabrón eres. Pero serás gilipollas.. ¿no te das cuenta de que te quiero?" pienso.
Un sonido llega a mis oídos.
- ¿Tus últimas palabras, princesa?
Toso.
- Sí. Eres un mierda en la cama.
Y abandono el reino. Jamás creaís que una carroza vendrá a recogeros.

1 comentario:

Violette dijo...

Eres buenisima.Ya sabes que ese texto me encanta^^Zoy Fan tuya^^



Pues cuando quieras^^hacemos un foro^^