domingo

Your time becomes exhausted


Aquel pequeño momento se repite una y otra vez. No tienes ni idea de cuanto te deseo. Me gustan tus labios carnosos y llenos de vida. Una vida que puedo arrebatar. Y cuando tus labios tocaron mi piel... ah, eso fue lo mejor, ya lo creo que sí. Adoro el sabor de tu sangre, ni dulce ni amarga. Simplemente perfecta. Recuerdo a cada segundo de esta dura existencia la descarga eléctrica que se propagaba por mi espina dorsal con tanta dulzura cuando mis besos tocaron tu cuello. Me estremecí, lo admito. ¿Sabes qué, mi amor? Me encanta recordar como te quite la vida.












Hay momentos en la vida que jamás logras olvidar.

No hay comentarios: