sábado

- ¿Sí?
-Laura
-Sí, soy yo.

No me preguntes quién soy, por favor, Laura. Todo menos eso. Quiero ser la duda, la puta incógnita ¿lo entiendes? Quiero ser cualquiera que necesites, cualquiera que esperes. La persona correcta, no el ser equivocado, el perdido, el extraviado, el incorrecto, el hermano, el amigo, el hombre sin ti que soy.
Mantenme en la duda, Laura. Como sí me conocieras, como si yo fuera la sed y tú el agua y necesitaras mi angustia para poder respirar. No cuelgues, Laura. Ni se te ocurra colgar.

- ¿Quién es?

¡Maldita sea, Laura! No importa. Eso no importa.  Soy yo, mírame. Estoy aquí. Sin ti. Perdido, extraviado... Deseando quererte.

2 comentarios:

Nada más importa dijo...

No preguntar quien es hubiera sido fácil si no le importara, pero cuando lo hace,y mucho, se torna casi imposible.

Extrañaba leer tu espacio!
siempre ME GUSTO!

Un beso!

Jace Lovecraft dijo...

No puedes culpar al agua. Al fin y al cabo, es él el que tiene sed.

J.