martes

Si me he de escurrir por tu cuerpo, si he de anegar tu boca con mi boca, llenarte de besos, pintarte, devorarte -y en definitiva, hacerte mía-. 
Si he de jugar con tus manos por debajo de la mesa para que nadie nos encuentre, si he de huir cuando nos vemos, o cerrar los ojos cuando pases -si he de amarte a escondidas y eso hace que el invierno se encienda- 
Si tengo que implosionar, entonces implosionaré solo contigo. Y me morderé la lengua si tú me lo pides y me atragantaré con los gemidos que provocan sed de ti. 
Y si tengo que perderme, que sea cuando te imagino. Y si tengo que enfrentarme, que sea con mi maldito atrevimiento. Si es que noto la distancia en el pecho, Marlene... 
Seré filósofo si me pides que lo sea, o  mago, o actor, incluso funambulista -aunque solo sea de las líneas que unen las constelaciones de tu espalda-.
 Seré lo que quieras que sea, Marlene, lo que quieras. Y me perderé en ti aunque ya esté remotamente perdido. Y disiparé las dudas y lucharé contra... contra... ¡yo qué sé contra qué lucharía si soy yo el monstruo que te acecha y te devora las ganas!
Prometeré cualquier cosa que todavía no le hayan prometido los tontos enamorados a la Luna. 
Pero si te vas mañana, Marlene... si te vas mañana me volveré loco ¿lo entiendes? Más loco si cabe. Si te vas yo.. yo.. yo te haré mía para siempre. Sí, así será. Serás en el rincón de mi alma que siempre te ha esperado y jamás podré librarme de ti ni tú de mí. Y te besaré en el sitio justo, en el momento justo, justamente como tú quieres, y cuando te marches... entonces Marlene... entonces tendrás que volver porque estarás completamente enamorada de mí. Porque seré el único que te habrá arañado el alma. Porque soy el único que no podría vivir sin tus maneras...

2 comentarios:

Fonzo Warman dijo...

Otra entrada estupenda, ¡cuanta alegría me da leerte!

Y qué afortunda Marlene... una mujer realmente deseada.

Saludos de caramelo

Nerea Riveiro dijo...

Ha sido super bonito... El amor es realmente precioso hasta que duele.
¡Un besazo! :)