miércoles

Tú y yo, cosas así.

Pasaba algo raro. Andaba como cansada ¿sabes? A paso lento por la vida, trastabillando con esas palabras que nunca salieron de mi boca. Con la valentía, A., que nunca tuve hasta que llegaste tú.
La vida me daba miedo, pensar que tenía tanto ancho y tanto largo solo para mi y no tener ni la mas remota idea de adónde dirigirme.
Tenía miedo de las cosas buenas y de las cosas malas, de que no hubiera nada que se quedaba en mi porque ni siquiera yo era constante.
Tenia miedo de orgullo. Joder, eso era lo que más tenia, supongo. De no saber pedir ayuda o gritar que volvieras no por cobardía -joder, no-, sino por orgullo, por demostrar que yo soy fuerte ¿entiendes? Y no entender que la cuestión no es esa, que soy una tonta que no demuestra otra cosa que su vana estupidez. Miedo a llamarte y gritarte que te quedaras. O no decirte nada, guardar silencio, mirarte, y en fin, que lo entendieras. Miedo a saber que eras ya parte de mi y que por algún casual, conocieras que no soy buena persona.
El caso es que yo te oía, y te olía, y te veía cuando no estabas siquiera. A mi me daban espasmos con cada átomo de puta nostalgia en mi piel, como veneno.
Y había fantasmas, A., fantasmas de tú y yo.

6 comentarios:

galmar dijo...

uau!!

Srta.While dijo...

*.*
"espasmos con cada átomo de puta nostalgia en mi piel" (sublime)

ntL dijo...

Un blog genial, ya te lo comenté.
Me encantaría verte algún día ya sabes :D
Yo tambien estoy escribiendo algo , pásate y devuelveme el comentario :)
http://allthebitchesdie.blogspot.com/

DosBichos dijo...

Cuántos "A" hay por el mundo.

P.

DosBichos dijo...

Jajajaja. Me has malinterpretado.
Cuando he escrito el comentario estaba pensando que qué casualidad que la mitad de mi ex tuvieran un nombre que empezara por A.

En definitiva, otra forma de decir que me he sentido identificada en algunas frases, y ya con eso de A...

No hablaba de plagios, ni muchísimo menos, love.

Tienes un blog genial, y además pareces una chica de puta madre.

Un beso enorme :)

P.

carmeloti dijo...

Me iría a comer estrellas contigo, no sé si lo que digo está bien ó mal dicho, solo estoy convencida que sabes de mi dolor...
Porque muero por gritarle vuelve y mi orgullo y mi apariencia de fuerte me tapa la boca, dejandomé seca por dentro...
Aunque pedir que vuelva, cuando ni tan siquiera el se ha acordado de mi en estos meses, igual es incongruente.
Total soy un sin fín de virtudes, orgullosa, con baja autoestima, con miedo a vivir y a que me amen para dejarme luego.