miércoles

Creo que fue cuando me miraste que comprendí lo absurdo que era volver sobre mis pasos, a rescatarte, porque irremediablemente a veces me daba por pensar si de verdad me querías algo. Que nuestros encuentros, aunque sea absurdo y yo un necio, los imaginaba de cuento y sin florituras, solo tú, yo, la carretera y quizás hay veces que las circunstancias. Y el duelo de miradas un segundo antes de cogerte de la mano y susurrarte al oído: ven conmigo, fantaseando con que yo era ese príncipe que te sacaría de esa horrible vida que llevas.  El problema es que nunca fui tan valiente.
Así que supongo que es por eso por lo que a estas alturas la vida se me ha quedado tan corta, porque llegaste y golpeaste y olvidarte es un precio que no pienso pagarle jamás al diablo. Que ando enamorado no solo las 24 horas del día, sino las 5 más que invento. Y todo me parece una locura sin tu olor.
Que yo no elegí enamorarme de ti pero lo hice, y no me importa si el reloj de mi respiración dejó de correr cuando solté que me casaría contigo; y tú me miraste como si estuviera loco y la verdad es que, bueno, a mí me dieron ganas de gritarte que sí, pero por ti.

4 comentarios:

Lorena dijo...

Estaria bien ser lo suficientemente valientes como para cambiar (para bien) la vida de alguien.

.A dijo...

olvidarte es un precio que jamas pienso pagarle al diablo ..

Olapp..
Estoy trabajando vendiendo productos de cosmética por internet
a través de un catálogo .
te lo mando a continuacion por si te interesa algo vale ?¿ :)
ya me dices con lo que sea porfi. :)


http://es.oriflame.com/products/

un abrazo

Jêveur. dijo...

me encanta el blog *.*

Ana Marín dijo...

hola :)
me encanta los blog como el tuyo.
admiro mucho a la gente que escribe, y sobre todo a las que lo hacen tan bien como tu.
por supuesto que te sigo ^^