sábado

Siempre dudé que Adrien fuese real y no un sueño, alguna mala pasada de esas que duran una noche y el mejor polvo de tu vida. Apareció muy rápido, casi casi sin avisar, pero supongo que algo me dijo que él era la razón de no haber sabido adónde ir durante tanto tiempo, que de alguna forma lo había estado esperando para que me enseñara. Ahora lo recuerdo con la añoranza de las cosas que no están pero que no duelen demasiado, que pasaron, que estuvieron bien pero que se fueron aunque algo las retenga todavía contigo.
Nunca he querido preguntarme si me equivoqué al marcharme y dejarlo solo. Quizás porque después de tanto tiempo sigo sin saber sentar la cabeza, querer de verdad.

- Allí.
- No la veo. 
- Porque es invierno.
- ¿Me vienes a enseñar una constelación que no se ve?
Se rió. Siempre se reía de mí. Él era quien sabía de estrellas.
- Cierra los ojos, Miriam- me miró- Venga, ciérralos.- lo hice- ¿La ves?
- Eres raro. 
Volvió a reir.
- Sigue ahí, aunque no la veamos. Pero te acuerdas de ella ¿no?
- Sí...

Siempre fuiste tan peculiar, Adrien... Como si de verdad tu voz hubiera bajado de alguna de tus estrellas pero tu cuerpo fuera parte de esta tierra. Si siempre quisiste irte tan lejos era porque sabías que este no era tu lugar ¿no?

5 comentarios:

Nelly dijo...

Todo un misterio...tal vez sea mejor que siga siendolo, ¿no?
Un Beso :)

Srta.While dijo...

Tan peculiarmente mono *-*

·Ursula,· dijo...

Yo también me he preguntado "es real?" Verdaderamente apareció tan inesperadamente y era tan perfecto, tan raro. Muy lindo tu blog!

Srta. Liv dijo...

Aunque no sea real,siempre seguirá ahí. Como la constelación.

Anónimo dijo...

Mmm...Llevo un rato tratando de elegir el lugar más idóneo para comentar,como me pediste. Si bien éste fue uno de los primeros que leí, me llamó la atención. Como tantos otros.
No me faltaba razón cuando dije que escribías bastante bien.
Aunque, le falta algo. Creo que es un pulpo gigante o un náufrago en una isla desierta. Quizás ambas cosas...
Buen trabajo, compi :)

- R.V.