sábado

Lloramos acetona al tiempo que nuestras bocas destilaban odio en forma de balas entre las cejas, mientras el tiempo se corrompía en palabras bonitas que no llevaban a ninguna parte. Mientras me miras, y yo admito que me derrito y me pierdo entre las medidas de tu cuerpo desnudo sobre una mesa vacía.
Y me da vértigo el sonido de tus medias al caer al suelo, tus gemidos que penetran en el mutismo de mis noches suicidas, en las que ya ni el tequila me aguanta.
Cómo voy a saber si tu mirada de gata me engaña y confunde mis ganas de atravesar una muralla herida de muerte con mentiras, de esas que dejan nuestra necesidad a medias en horas de calma rota y susurros de princesas vacías con tacones de cristal y vidas medio vividas.
La lluvia a través del cristal empañado de vaho de bocas ajenas a nosotros, acompaña pasos tristes de hombres cobardes de traje y chaqueta gris, de guitarras sin cuerda y acordes que hagan ligeros los días de amantes habitantes de cuartos ocuros y lujuria prohibida.
La ironía de tus labios sabe dulce al final del día, cuando ya no importa las mil veces que gristes insultos que ahogen el recuerdo de medianoches veladas de tiras y aflojas de amor no correspondido y juegos de cuerpos en el fondo carentes de diversión y sentido. Y como único motivo, la soledad de dos almas y un encontronazo en el bar de la esquina, un código secreto con el movimiento travieso de tus pestañas.
No me gristes, no te estoy escuchando.

6 comentarios:

lavidamisma dijo...

Genial!

Zazish dijo...

Me encanta la primera frase.

'ZaphireLitz dijo...

Hermosooo relato nena, como siempre, tambien me ha fascinado las primeras lineas. Beso.

carmeloti dijo...

Es increíble la descripción del macabro juego del amor cuando arde sin fuego y quema sin llamas, el tira y afloja de mentiras inflamado.

"tus gemidos que penetran en el mutismo de mis noches suicidas"

Eso maestra es sublime.

El Drac dijo...

Me ha pasado que mi novia me habla y yo simplemente estoy soñando despierto.

.A dijo...

yo siempre tuve el poder de escuchar su voz.. aunque estuviese callada..