domingo

Nos echaste a perder.

No puedo dejar de pensar que fui tu maldito títere, tu asquerosa marioñeta con la que jugabas cuando no tenías otra cosa que hacer. Me dijiste que querias escribir una historia sencilla, algo de nosotros dos.
A veces creo que me equivoqué. Porque ahora sé que estoy echando de menos algo que nunca tuve. ¿En qué se convierte la nostalgia cuando no te queda nada? Te lo voy a decir, Miriam. En desesperación. En una maldita y descontrolada desesperación que recorre tus venas a todas horas y te vuelve loco. Pero me he cansado de esperarte, princesa, de no saber como decir exactamente adiós.
Quise gritar por lo que tuvimos, quise correr hacia cualquier sitio con tal de no quedarme parado viendo como te marchabas, pero no fui capaz. Y sabes que lo hubiera hecho si me hubieras dejado. Pero preferiste esconderte tras los brazos de Gabriel y dejarme solo.
Sabes que morí, lo sabes y no te asusta. Sabes que tuviste la culpa, pero prefieres mirar hacia otro lado.
Te amé y odié en un mismo segundo, Miriam, pero no te importó.

10 comentarios:

Kay. dijo...

Pásate por mi blog, que seguro que te llevas una sorpresa.

El Drac dijo...

Bienvenido al club de los corazones rotos!! Excelente tu escrito.

Juliєta dijo...

Que triste ser lastimado de esa forma... espero que mejores.

ZaphireLitz dijo...

eso es el amor. Como dijeron una vez, al final del amor siempre esta el dolor. Bello texto, Besos.

http://nubesacuosas.blogspot.com/

Personita dijo...

Odiar y amar al mismo tiempo es una mierda.

Ellie dijo...

Siempre que odies, vas a amar, y siempre que ames, odiarás, es ley de vida. El corazón no entiende a razones.
muá

wolfii dijo...

espero que sane pronto tu corazón :/

suerteee con eso :)

.A dijo...

tu tambien lo prometiste..
fuimos dos equivocados..

Victoria M. dijo...

Tienes un premio en mi blog:)

El Ser Bohemio dijo...

Cuantas veces hemos sentido que damos todo y del otro lado no encontramos lo mismo. Es la primera vez que entro en tu blog y me pareció hermoso e interesante. (te sigo) saludos.

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/