jueves

Tuve miedo. Tuve un miedo irreflenable a que se fuera y que al final, no pudiera perderme con él. Pensé que el oxígeno que atravesaba mis pulmones iba a abandonarme también. Pero no lo hizo. Cuando él avanzó el día siguió tranquilo y mi oxígeno en su sitio. No vi que nada se alterase hasta que lo perdí de vista y algo estalló en mi pecho. Desde entonces he sido el reloj roto que no marca las horas. Voy a ratos. Y me duele.
Aunque hay otras veces que algo tira de mi.

9 comentarios:

Srta.While dijo...

><

Enid West dijo...

Yo seré lo que tire de ti siempre que lo necesites Diane.

DosBichos dijo...

O: Espero que vuelvas a Tictaquear pronto, love.

P.
(y su ejército
de libélulas)

~Valeria Fluorescent. dijo...

A pesar de todo, si atendemos bien, podremos notar como algo dentro de nosotros tira hacia delante. ¡Ánimo!

Hiroshima dijo...

Uf... genial...

Liz dijo...

Uy eso debe doler un poco.

Besos!

Rikku Takasu dijo...

Tira la vida :)

Fay .· dijo...

Me ha pasado, he tenido esas ganas desesperadas de irme con él...
pero en su equipaje no cabe mi corazón, solo hay lugar para uno...
un besito grande :D

MeryC dijo...

Dile de mi parte que se agarre con todas sus fuerzas a eso que tira de ella. Seguro que la lleva a un lugar mejor.

Un muá(h) y un sugu de limón!