jueves

Adrien

Nunca había sentido un odio tan fuerte e irracional como el que sentía Adrien hacia mí. Cuando me miradaba arrancaba mi piel de cuajo y algo evitaba que saliera de sus ojos de hielo donde me hundía de puro terror.
Solía mirarle con asco cuando nos veíamos, pero la verdad es que algo en mí saltaba, como una chispa, y comenzaba a recordar. Será porque una vez nos quisimos demasiado, aunque ahora ese chico me hace temblar.

14 comentarios:

plinnn... dijo...

Te traigo una sonrisa :)

Dana O'hara dijo...

no se puede odiar a nadie tanto, como a alguien que quisiste.

Nerea dijo...

Yo en cambio creo que si puedes llegar a odiar a alguien al que amaste con locura..del amor al oidio hay un solo paso y no es tan grande..

MeryC dijo...

Los amores que acaban mal, el odio los suele sustituir. Y realmente es una pena.

Un muá(h) y un sugu de cereza!

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

Asi son los sentimientos algunas veces
=D

La guardadora de oxígeno dijo...

Joder, me ha encantado, sobre todo porque me siento muy identificada.
Besotes!

CeReCiTa* dijo...

A veces nuestros propios "amigos" nos dan la espalda, te lo digo por experiencia ^^

http://cherrykiss19.blogspot.com/

Christine Marble dijo...

tanto odio mata las buenas intenciones.

(te dejo un tintineo que no suena)


un múas, te sigo en el blog :)

Lucía Magaly dijo...

creo que me senti muy identificada con esta entrada.
me encanta como escribis

La chica de los zapatos Azules dijo...

el odio al final te va matando
poco a poco…

carmeloti dijo...

Se odia con la misma intensidad que se ama, porque el fuego se aviva, no se puede seguir amandao a quien de cuajo destroza tu alma...

Lo sé bien porque lo estoy viviendo.

Soñadora E dijo...

Del amor al odio solo hay un paso, tristemente.
saluddos;

aLba * dijo...

el corazon se me rompe cuando se algo de ella..

Nelly dijo...

y antes no te hacía temblar?
:)